Lost Sexta Temporada 6×04: The Substitute, teorías y spoilers

lost-el-piloto

Mare mía

Sí, no hubo teorías y spoilers del 6×03. Pero no los merecía. Como siempre ocurre los episodios centrados en Kate, aquél fue un pestiño que ni en Pascua. Pero esto es otra cosa. Esto es chicharrón del güeno, del que te deja la boca’pestando cuatro días (entiéndase, es una cualidad positiva y deseable ante un buen chicharrón).

Este es Locke en estado puro

O en estado gaseoso. You know what I mean. Episodio centrado en Locke. Sí señor. Me enamoré de esta serie gracias al primer capítulo centrado en este contradictorio y tortuoso personaje. Y volvemos a los orígenes. A la fórmula de la sacarina. Al pimpampum. Al tikitaka de la narratividad que le hierve la sangre a alguien como Syd Field.

Señores: esto es Lost.

Y ahora que has pulsado en leer más, lee. Quizás toque tangencialmente alguno de los escasísimos temas interesates del 6×03. Nos interesa este The Substitute. De entrada, el nombre. En todo el episodio, no se habla de sustitutos. Se habla de candidatos. Cada día tengo más clara la teoría del cautivo y el carcelero. Está claro de Jacob es (o era) un vigilante. Locke le cuenta a Sawyer una película que, como siempre en los entresijos manipuladores desde Las relaciones peligrosas, mezclará muy probablemente elementos reales con burdas mentiras.

Separemos el grano de la paja

Los Oceanic Six son 6. Como seis son los números de la Ecuación Valenzetti. 4, 8, 15, 16, 23 y 42. ¿Hasta aquí de acuerdo?

¡¡NO!!

La primera trampa de AntiJacob. A Sawyer se la puede meter doblada, que es un cateto sureño, pero a tí a mí, que somos Piloteros, no nos la dan con queso. En lo que se nos presenta como la caverna de Jacob, Locke aparece marcado con uno de los seis números malditos de la ecuación. Concretamente, el 4. Atiende, que te lo enseño.

4-locke-e1266446008247

Bien. Locke es el 4. El primero, nada menos. ¿El líder? Bueno, no nos emocionemos. El caso es que, de entrada, los Oceanic Six no están representados por los números. Claro. Ya has caído. Sawyer también tiene un número, y sin embargo no salió de la isla. Su número es el 15. Fíjate.

15-ford-e1266446115826

La relación entre números y personajes aún está por ver (así como el significado de esta relación). No me interesa eso por el momento, la verdad. Pero volvamos al lío.

El caso es que parece que Locke está reclutando a Sawyer. Dudo mucho, muchísimo, que Jacob quisiera un sustituto. ¿Por qué? Porque de quererlo, habría sido Richard. Punto pelota. La presencia de los losties en la isla está determinada por algo muy concreto: el destino. AntiJacob representa el libre albedrío, la elección, el individualismo, y su castigo en la isla es estar condenado una y otra vez a tener que claudicar en la pesada y tremenda verdad: el destino se impone sobre el libre albedrío. Por eso encalla la Roca Negra.

Por eso cae el Oceanic 815.

Por eso vemos Lost y no vemos La Señora. Está claro.

Locke le da tres opciones a Sawyer. Le hace elegir. En definitiva, le da libertad de decisión. Libre albedrío, ¿me sigues? Pero claro, es una ilusión. Todos sabemos que Sawyer es un cobarde y un picao, y que de entre las opciones posibles eligirá… irse. Siempre se ha mantenido al margen. Se moja menos que un gato de escayola en una peli de Sergio Leone. En fin, que creo que se queda todo un poco más claro.

El niño rubio

La gran incógnita. ¿Apuestas? Yo voto por Aaron. El único bebé nacido en la isla desde Ethan (claro, Ethan, el médico que asiste a Claire en Los Ángeles… el secuaz de los otros que se infiltra entre los losties… el rufián queacompaña a un joven Ben Linus a secuestrar a la hija de Danielle Rousseau). El crío que parece tener algún tipo de poder. En un principio, apostaba por la resurrección de Jacob en el cuerpo de Sayd, tras su despertar en el Templo.

Ahora creo que Jacob se ha reencarnado en Aaron. Soy así de peregrino en mis teorías, qué le vamos a hacer. Jacob debe tener el don de la ubicuidad.Igual que otro chaval que conocemos de Lost: Walt. El pibot de los Lost Lakers fue capaz de aparecer en la isla para azuzar los ánimos de un moribundo Locke en la fosa de La Purga, además de hacerlo a través del tiempo (recuerda: Walt en esa línea temporal tenía 108 días más de edad con respecto al comienzo de la serie). ¿Por qué no iba a hacerlo Aaron, en el caso de que realmente disponga del don de Jacob… por ser su encarnación postmortem?

Después de todo, Locke-AntiJacob necesita ayuda para salir. Si Jacob-su-carcelero ha muerto, ¿por qué necesita la ayuda de un paria como Sawyer? ¿Por qué Illiana dice que Locke ha ido a reclutar a gente? Muy simple:

Porque para que AntiJacob pueda salir de la isla-prisión, tiene que pasarle el marrón a otro. Y Sawyer, que va de listo, va a ver cómo le meten un gol por la escuadra y de chilena.

Y volviendo al principio… el episodio no se llama The Candidate.

Se llama The Substitute. Y ahora, seguimos.

El niño, Jacob-Aaron, aparecen en la isla porque las reglas son las que son(no puede matarle… por alguna razón que aún no conocemos), y alguien tiene que recordarlas. De todos modos, con pinzas cojo mi propia teoría, oiga.

2007 alternativo

Nos quedan pendientes los acontecimientos del 2007 alternativo. El aterrizaje del Oceanic 815. Con el 6×03 tuve una sensación que el 6×04 ha refrendado: todo sigue estando vinculado. Ni libre albedrío ni pollas ni córcholis. Hay un plano especialmente revelador en el aburrido monótono 6×03. Cuando Kate toma el táxi, cual pirata senegales a bordo de un atunero vasco, hay un momento en el que el coche se detiene. El culo de un pasajero del Oceanic 815 aborda el parachoques del taxi. Se trata del pasajero que vacila a Hurley en el avión. En ese momento, Kate mira hacia el lado. Jack habla por teléfono, mira el taxi y se queda extrañado.

Captura ese momento.

Te prometo que ese instante va a dar que hablar.

En fin, volvamos al 6×04. Hurley es dueño de medio mundo. Steve Jobs, pero sin verse la picha los pies. Suya es la empresa de la que es despedido Locke. Suya es la compañía de trabajo temporal a la que acude Locke. Y qué no más será suyo. Es un tipo afortunado. Un tipo contento. Un tipo que a pesar del pastón que tiene, no se paga una lipsucción. Muy feliz hay que ser.

Tú y yo lo vemos venir. Algo no encaja…

En fin, quizás en los comentarios me salga más savia del coco. Sé que se quedan cosas pendientes, sobre todo, lo relacionado con el chino de los cojones caprichoso que quiere un mayordomo titulado en traducción e interpretación. Personaje basura. Como todos los del entorno de aburrido, tópico y lapidable Jack Shephard.

Etiquetas: , , ,

Deja tu comentario